Sin necesidad de programar los ordenadores, pueden aprender grandes cantidades de datos, abriendo nuevas oportunidades de negocio, gracias a la tecnología Machine Learning.

Todos los sectores se han visto afectados por las nuevas tecnologías. Los sistemas Machine Learning consiguen un gran avance en la inteligencia artificial ya que imitan la forma de
aprender del cerebro humano. El ordenador identifica las búsquedas y las categoriza por repetición para mejorar su rendimiento.

Los factores clave

  • El acceso a enormes cantidades de datos para entrenar al sistema. Los datos pueden llegar de distintas fuentes como fotos, vídeos, comentarios realizados en redes sociales, o datos que provienen de Internet de las cosas (IOT), que utilizan sensores para capturar y generar información.
  • La evolución de la capacidad de computación para tratar este “Big Data” a gran velocidad y de forma paralela. Big Data es un nombre genérico de tecnologías capaces de procesar gran volumen de datos e información, a gran velocidad y más eficaz que otras bases de datos.
  • La evolución de algoritmos que aprenden sin tener que programarlos. El aprendizaje profundo “Deep Learning” describe el uso de algoritmos también llamados redes neuronales, que tienen como modelo, nuestro cerebro, llegando a identificar caras o idiomas, a una velocidad que supera al ser humano.

Las empresas que utilicen Machine Learning deben preparar volúmenes de datos sobre los que deberán aprender y analizar para entrenar un modelo, aprendiendo del resultado de forma autónoma para mejorar continuamente. De este modo ya no es necesario emplear tanto tiempo para programar algoritmos.