La satisfacción del cliente es una de las principales metas de cualquier empresa. Conseguirlo no es fácil, requiere de una estrategia pensada y ordenada con el resto de objetivos de tu empresa.

La gente pasa actualmente un promedio de 1,7 horas en los canales sociales todos los días y este tiempo continúa en aumento año tras año. ¿Puede permitirse el lujo de perder la oportunidad de involucrar a tus clientes y ofrecerles una vía de comunicación más cómoda, rápida y económica? Nos guste o no, puede que no tengamos opción. Si no tienes la posibilidad de atraerlos a través de las redes sociales, es muy probable que tu competencia sí.

No hay que  desesperar: usar adecuadamente las redes sociales no resulta tan difícil como imagina. Quizás ya cuente con los recursos necesarios en tu empresa para llevar a cabo esta labor; pero, antes de empezar, se deben tener en consideración algunos aspectos.

  • Proporcionar un servicio de alta calidad. Su producto no tiene por qué ser el número uno en el mercado, pero sí ser el número uno en cuanto al servicio prestado.
  • Escuchar a tus clientes. Cada uno tiene su opinión (que a veces puede ser, bueno, ya sabe, no muy agradable), pero muchas veces es igual de verdadera, y todo el mundo tiene la capacidad de ayudar a crecer y mejorar. Escuche la crítica negativa. Preste atención a todas las partes de la retroconexión negativa, realmente te puede decir- ayudar mucho. Aunque las opiniones negativas y las revisiones deben ser gestionadas con mucha más facilidad, las críticas positivas tienen un tipo diferente de energía. Tus clientes significan mucho. Tus clientes e quedan. Ellos son los únicos con los que puedes comprobar si lo que estás haciendo es algo bueno o no.
  • Responder rápidamente. Vivimos en un mundo muy agitado. Todo lo que te está rodeando es cada vez más rápido. La gente quiere todo en el momento. Por supuesto que a veces no es posible. Pero incluso las palabras de reconocimiento significan mucho. Si no puedes reaccionar con la suficiente rapidez con tus clientes deberías empezar a buscar medios para simplificar los procesos.
  • Ser sinceros. Diga siempre la verdad y sea transparente. No ocultes hechos sobre su oferta. Si no sabes algo, no pasa nada En fin y cabo, somos todos solo humanos, ¿a que sí?
  • Ábrete con tus clientes. ¿Alguna vez ha intentado presentar alguna queja o simplemente ponerse en contacto con alguna empresa, y le llevó media hora encontrar la forma de contactar a través de la página web? ¿Y además tenía 10 campos obligatorios? ¿Así que fue a su Facebook y tenía comentarios prohibidos?

¿Por lo que intentaste la aplicación de la investigación en sus pestañas que era completamente basura y terminaste llamando a su línea directa con “en espera” durante 10 minutos? Si es así, ¿por qué hacer lo mismo con tus clientes? Hay muchas otras maneras para hacerlo mejor.

Por lo general lo que más ayuda es la sencillez y la franqueza. Abre tu empresa utilizando formas simples. Hay muchas herramientas en línea que pueden ayudarle a ser una empresa más eficiente.