La Automatización de Procesos en Sanidad o Salud,  va mucho más allá de las mejoras en las infraestructuras mecánicas en los sistemas de diagnóstico o en la elaboración de fármacos. Su uso puede suponer una optimización total en cuanto a la gestión de listas de espera, especialmente en los casos más críticos, en los que el rápido acceso a la información actualizada de cada paciente, puede suponer una diferencia, incluso, de vida o muerte.

También en el día a día, Gracias a la Automatización de Procesos sanitarios así como en las aseguradoras de salud, se ha conseguido ofrecer al paciente / cliente nuevas prestaciones y mayor agilidad en sus trámites así como la recopilación de información sobre la facturación de los servicios prestados.

¿Cuáles son las Prestaciones automatizadas en el sector Salud actualmente?

En realidad, los procesos de automatización vienen siendo implantados en el sector sanitario desde hace tiempo. Puede que no seamos conscientes pero seguro que ya hemos experimentado con alguno o varios de estos procesos:

Receta electrónica

-Concertación de cita médica previa a través del móvil.

Actualización inmediata del historial médico del paciente.

Automatización de citas, autorizaciones, bajas médicas, estos procesos permiten que si un paciente tiene que ser visitado por varios especialistas puedan citarlo en el mismo día ofreciendo un diagnóstico mucho más rápido tan necesario en sanidad.

Seguimiento de la asistencia por parte de las aseguradoras, disponen de información detallada del tratamiento del paciente así como de su evolución.

Facturación. Gracias a este proceso automatizado desde cualquier centro se podrá emitir factura y controlar la liquidación enviando a cada aseguradora información de los costes.

Aseguradoras con contacto directo con los centros sanitarios concertados para realizar tratamientos a sus asegurados.

Estandarización de las BBDD para que entre centros sanitarios dispongan de toda la información del paciente.

Mejoras logísticas de petición y entrega de medicamentos.

Estas son algunas de las mejoras que ya se han conseguido en el sector pero cada día van surgiendo nuevos procesos en los que la automatización, genera importantes beneficios.

La semana pasada se celebró el IV Congreso de Logística Sanitaria en el Hospital La Paz de Madrid dedicado este año, entre otros temas, a la automatización de procesos. Todos los ponentes coinciden en que estos logros en la implantación de procesos automatizados les está permitiendo tener personal más cualificado, mejoras en los diagnósticos debido a la gran precisión de los laboratorios, a la reducción de tiempos en cuanto a la logística de los medicamentos y la mejora en la atención al paciente ya que el personal sanitario está dedicado a la atención y no a la tramitación de procesos administrativos que ya se encuentran automatizados.

Sólo en el sistema sanitario público de Andalucía se han conseguido reducir 3800 horas de trabajo administrativo, y la previsión es que para final de año se habrán reducido otras 3000 horas más,  lo que supondrá una gran disminución de costes para cada centro hospitalario y en definitiva para la Administración.

Al igual que en otros sectores como la Banca o el Contact Center, la automatización de procesos sanitarios nos permitirá la optimización de todos los procesos, principalmente por la reducción de los tiempos de espera en cada uno de ellos, y el aumento de la eficiencia del personal sanitario que no tiene que dedicar gran parte de su jornada a labores meramente democráticas. Además de, por supuesto, reducir las posibilidades de errores más o menos fatales.  

Como ejemplo de los avances que siguen por venir, el desarrollo de ropa hospitalaria con sensores integrados que ya se está investigando en Suiza, permitirá monitorizar al paciente sin necesidad de tener que conectarlo a diversas máquinas de diagnóstico.

Otro ejemplo impactante es el proyecto de desarrollo de una aplicación para smartphone que permitirá el diagnóstico precoz del cáncer de piel, fotografiando el melanoma y siguiendo la evolución del mismo.

Analizando los procesos de automatización sanitarios de los que ya somos usuarios habituales, vemos como su implantación no sólo supone un gran ahorro de costes que puede ser reinvertido en investigación. Sino que también, mejora  la atención al paciente tan importante, especialmente en situaciones críticas en las que el acceso a la información y la agilidad en los trámites, pueden suponer una diferencia radical.

 

María Anaya