El 1 de julio entra en vigor el Suministro Inmediato de Información (SII).

Se trata de un sistema de gestión implantado por la Agencia Tributaria que obliga a suministrar la información relativa a los registros de facturación a través de la Sede Electrónica de la Agencia Tributaria prácticamente en tiempo real (4 días laborables, 8 durante el primer semestre).

Este nuevo sistema es obligatorio para grandes empresas, Grupos de IVA y contribuyentes en REDEME (El 80% del IVA en España) aunque otras empresas pueden acogerse a este régimen, si así lo solicitan, para beneficiarse de las ventajas que presenta el SII, implantación y adaptación mediante.

Las ventajas de Suministro Inmediato de Información se resumen en:

  • Se dispondrá de información de calidad en un intervalo de tiempo suficientemente corto como para agilizar el sistema de gestión del IVA.
  • Los contribuyentes podrán contrastar dicha información antes de la finalización del plazo de presentación de su declaración mensual de IVA.
  • El contribuyente tendrá la posibilidad de corregir los errores cometidos en los envíos sin necesidad de ser requerido por la AEAT para ello.
  • Disminución de los requerimientos de información por parte de la AEAT, ya que muchos de los requerimientos actuales tienen por objeto solicitar los Libros registro, las facturas o datos contenidos en las mismas para comprobar determinadas operaciones.
  • Moderniza y estandariza la forma de llevar los tradicionales Libros Registro de IVA.
  • Reducción de las obligaciones formales, suprimiendo la obligación de presentación de los modelos 347, 340 y 390.
  • Reducción de los plazos de realización de las devoluciones, al disponer la AEAT de la información en tiempo casi real y de mayor detalle sobre las operaciones.
  • Los contribuyentes incluidos en el nuevo sistema verán ampliados en 10 días los plazos de presentación e ingreso de sus autoliquidaciones periódicas del IVA
  • Obtención de “Datos Fiscales”, ya que el contribuyente dispondrá en la Sede electrónica de la AEAT de un Libro Registro “declarado” y otro “contrastado” con la información de contraste procedente de terceros que pertenezcan al colectivo de este sistema o de la base de datos de la AEAT.

Por otro lado, el retraso en la obligación de llevar los libros registro a través de la Sede electrónica de la AEAT mediante el suministro de los registros de facturación en los términos establecidos reglamentariamente se sancionará con multa pecuniaria proporcional de un 0,5% del importe de la factura objeto del registro, con un mínimo trimestral de 300 euros y un máximo de 6.000 euros, según el artículo 200.3 de la Ley General Tributaria.

Parece obvio que, pese a las ventajas que ofrece, este sistema va a suponer un esfuerzo inicial importante para todas las empresas incluidas en el mismo. En concreto las empresas contaran con unos costes informáticos y unos costes asociados importantes a la hora de ponerlo en marcha y a la hora de realizar el seguimiento. Y en algunos casos se duda sobre si las ventajas compensaran estos costes.

En cualquier caso, este sistema obligará a todos los sujetos pasivos del IVA afectados por esta medida a adaptar sus sistemas informáticos para poder cumplir con las obligaciones impuestas. Por lo tanto se deberán revaluar operativas, sistemas y procedimientos internos de facturación, a los efectos de cumplir adecuadamente con la norma. Por todo ello estos próximos meses presenciaremos un esfuerzo extra a la hora de abordar este reto administrativo, organizativo y sobre todo tecnológico, por parte de las empresas y un inevitable aluvión de cuestiones y dudas para poder afrontar en condiciones este reto.

La transformación digital de los BPO está llamando a la puerta de las empresas, y aquellas que no la abracen por convicción lo tendrán que hacer, en menor o mayor medida, por obligación. Ahora, más que nunca, no digitalizarse va a pasar factura.

Jose Antonio Yagüe Cortijo

Responsable Corporativo Asesoría Fiscal – Digitex