Mucho se dice sobre cómo nuestro mundo IT está cambiando, la transformación digital es clave hoy en día para la mayoría de las empresas, ya que necesitan mantenerse al día con sus competidores, aunque simplemente jueguen a “ponerse al día” en la mayoría de los casos, ya que están muy por detrás.

Sin embargo, una vez que se toman esos pasos básicos y necesarios, debemos descubrir cómo y hacia dónde nos movemos desde ese punto. La primera idea que me viene a la mente es “hacia adelante” siempre: no hay posibilidad de retroceder ni en la manera de pensar ni en la tecnología.

En teoría, todas las compañías implementan o están a punto de implementar su propia versión de lo último en tecnología, “Internet de las cosas” o el “Santo Grial” que traerá maravillas a las empresas, ya que se beneficiará de características como el “análisis de Big Data”: Tomar las decisiones correctas sin intervención humana será primordial, bla, bla, bla … precioso … La idea es genial y realmente creo en ella. Sin embargo, en la realidad y yendo a un plano real, ¿cómo lo ponemos en práctica? ¿Cuál es el dispositivo o equipo subyacente? Les daré mi punto de vista incluso cuando estoy seguro de que estarán rodeado de “gurús” de la transformación comercial. El mercado ahora está lleno de ellos … demasiados. Esta es la última, la nueva tendencia, el nuevo tema que las personas están “obligadas” a aprender. Esos “profesionales” simplemente conocen los acrónimos e intentan, una vez más, ponerse al día y tocar el “lo sé todo” usando palabras marketinianas que probablemente se leen en una revista o se escuchan de alguien más. Siempre encontrarán el momento adecuado frente a un público ansioso por los avances tecnológicos, a veces incluso fingiendo que fueron parte de la historia que hizo que todo sucediera.

P1

Eso sí, desde una perspectiva de marketing, todos somos empujados (a veces incluso “intimidados”) a adoptar una serie de iniciativas que, si no las tomas en consideración, serás considerado como un profesional “no actualizado”, un “paria” tecnológico enviado a la esquina “a pensar” … así que tenga cuidado en caso de que “uno de esos” le presente una solución mágica … Bienvenido a los nuevos “expertos falsos”.

Dicho esto, en lugar de pensar cómo son las cosas ahora, demos un paso adelante en lo que puede suceder después de la próxima transformación comercial (que está sucediendo actualmente en caso de que no lo hayas notado).

El primer paso que veo por delante es la implementación casi total de elementos híbridos en nuestra infraestructura de IT junto con “la nube pura”. SDA (Software Designed Architecture), NFV (Network functions virtualization) or SDN (Software Designed Networking en la que entraría la SD-WAN o WAN definida por software) será el núcleo de nuestra nueva estrategia. Los elementos no son tan rígidos como antes, y cuando se implementa un software diferente en los mismos dispositivos físicos, se puede transformar en un conmutador, enrutador, cortafuegos, almacenamiento o cualquier otro elemento que desee. Últimamente, podemos ver cuántas empresas se están subiendo al carro SD-WAN, que es el servicio más conocido que recae en estos servicios virtualizados.

No voy a hablar sobre lo que estos elementos traerían a su infraestructura. Solo digamos que tendrá que cambiar de opinión sobre cómo diseña su cartera de productos y servicios, disfrutando de la elasticidad y la libertad al diseñar.

Entonces, ¿qué traerá la próxima generación de lo que llamamos la versión 1 de SDA, NVF y SDN? Autoconciencia y auto recuperación. No estoy hablando de una red en la que un enrutador virtual está inactivo y, dado que se conoce la topología general, tiene rutas alternativas para mover su tráfico. Estoy hablando de tener dispositivos lo suficientemente inteligentes como para cambiar sus funciones por sí mismos, incluso para crear otros nuevos. Imaginemos que en nuestra infraestructura tenemos un servidor de base de datos que es crítico para la operación. Todos los elementos de la red conocen este servidor, ya que envían y reciben datos desde él. Ahora imaginemos que deja de funcionar para que, en teoría, las aplicaciones finales que utilizan nuestros clientes tampoco funcionen.

En ese momento la arquitectura general de la infraestructura comprende que sin este elemento nada funciona, por lo que de alguna manera se autoalimenta: primero intenta volver a poner el servidor en línea y, si no puede hacerlo, el “sistema inteligente global” tomará recursos del “virtualizador” (llámalo VM-Ware, Red Hat Virtualization, etc.) creando un nuevo servidor de base de datos que replica los parámetros de la instancia original mientras reconstruye la base de datos desde el último archivo / copia de seguridad, poniendo en línea este nuevo dispositivo sin intervención humana y en un tiempo récord. Este escenario podría replicarse en muchas otras ocasiones, como si un enrutador se descompone y un interruptor agrega a su función la capacidad de enrutar también.

Como podemos ver, el futuro no se trata de la virtualización en sí o de la virtualización de ningún dispositivo posible. El futuro reside en la capacidad de la infraestructura, como un todo, de conocer sus propias necesidades para funcionar correctamente, a veces superando la disfunción de un dispositivo averiado o incluso instalando dispositivos que originalmente no se tenían en cuenta. Un ejemplo sería la necesidad de acceder a un conjunto de aplicaciones en un servidor. Nuestro amigo “el orquestador” se da cuenta de que hay demasiadas consultas y que el tiempo de respuesta está comenzando a ser un problema. Antes de que haya un problema crítico, decide no solo implementar por sí mismo un segundo servidor para responder consultas sino también implementar elementos adicionales, como un balanceador de carga.

 

P3

Tenemos que pensar que mientras más crítica sea nuestra red, más fácil será para las personas o los elementos futuros corregir y mantenerla. Por lo tanto, preveo una infraestructura en la que tendrá como catálogo diferentes elementos que pueden instalarse en sus sistemas pero que no se pueden usar desde el principio. La infraestructura tendrá la inteligencia comparando cómo funciona la infraestructura en su conjunto comparando sus funcionalidades, dispositivos y necesidades con otros a través de lo que ahora entendemos como “Internet de las cosas”, abordando automáticamente y de forma autónoma cada necesidad que pueda tener. Esto será una combinación de SDA, NFV o SDA con AI (Inteligencia Artificial). Este nuevo concepto que imagino podría tratarse como “Arquitectura Definida por Software con Autoconocimiento (Self-Aware Software Defined Architecture o SA-SDA)”

Fernando Rodríguez López

Director de Tecnología & Sistemas España – Comdata Group

One thought on “La Transformación Digital impulsa la evolución de la infraestructura IT

Los comentarios están cerrados.